domingo, 8 de abril de 2007

Alcohol al volante, peligro constante

La irresponsabilidad al volante se convirtió en moneda corriente en estos días. Si bien en todos los accidentes las responsabilidades son distintas, hay coincidencias que señalan un error humano en más del 90 por ciento de los casos. Los especialistas han coincidido en que los factores más agravantes se derivan del alcohol y del cansancio o la fatiga crónica. Es sabido que los reflejos de un conductor alcoholizado al momento de manejar un vehículo son sensiblemente inferiores a los de un automovilista que circula por las calles sin antes haber ingerido ni una gota de alcohol. Las secuelas de esos efectos son las más nocivas y muchas veces se traducen en tragedias. Un conductor alcoholizado tiene 17 veces más riesgo de estar involucrado en un choque mortal que una persona que está manejando en condiciones normales. Según investigaciones, mientras la capacidad de reacción a 90 kilómetros por hora de un individuo sin ingestión de alcohol desde que percibe el peligro hasta que frena por completo el vehículo recorre 49,5 metros, en automovilistas con una ingestión de 0,8 gramos de alcohol por litro de sangre se extiende a 82,5 metros. A pesar de la publicidad y reiteración de estos y otros datos vinculados con los efectos que produce el consumo de alcohol en la conducción de vehículos, los accidentes se multiplican. En efecto, en el período transcurrido entre el 3 de enero y el 23 de febrero últimos, de las 7700 personas que se sometieron a los exámenes de alcoholemia en las rutas bonaerenses que se dirigen a la costa atlántica, 1484 tenían alcohol en la sangre. Las alarmantes cifras del informe del Ministerio de Seguridad bonaerense dan cuenta de que de esas 1484 personas, 408 estaban por encima del mínimo permitido (0,5 gramos de alcohol por litro de sangre). Si se comparan estas cifras con las correspondientes al verano de 2006, se observa que en aquel entonces sobre un total de 5159 controles 797 fueron positivos y 183 con alto grado de alcohol. Se comprueba así que el porcentaje de automovilistas alcoholizados que se detectó este año se incrementó en casi un 50 por ciento. El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) constató que son erráticos los comúnmente denominados "valores recomendados" para beber y poder conducir sin superar el grado de alcoholemia legalmente permitido, tales como dos copas de vino de 200 mililitros o una medida de whisky de 30 mililitros. La tolerancia al alcohol depende de varios factores, muchos de los cuales a veces no son tenidos en cuenta. De acuerdo con las pruebas realizadas en la investigación del Cesvi, además del peso y la altura, los índices de absorción de alcohol pueden verse afectados por la cantidad y el tipo de comida que ha ingerido una persona, el tiempo en que se tarda en consumir una determinada bebida, la cantidad de veces que en ese tiempo se haya orinado y la tolerancia al alcohol de cada individuo, entre otras cosas. El límite de alcohol en la sangre para poder conducir y no ser penalizado difiere de un país a otro: en Japón y en Rusia es de 0 gramos por litro de sangre; en Suecia es de 0,2; en la Argentina, de 0,5, y en Uruguay y en Suiza, de 0,8. No existe a nivel mundial un pensamiento común sobre los límites de alcohol aceptables para manejar vehículos. Pero está demostrado que con valores muy inferiores al permitido legalmente en nuestro país aumentan mucho la imprecisión de maniobras y el tiempo de reacción en cualquier automovilista. Frente a este sombrío panorama, resulta indispensable considerar una baja del límite de alcohol establecido en la actualidad e intensificar las campañas de prevención, apuntando básicamente a los jóvenes. En este último sentido, debe destacarse una reciente campaña de concientización de la Red Solidaria para reducir los accidentes de tránsito como consecuencia del abuso de alcohol. Al mismo tiempo es necesario acentuar los controles y las multas por infracciones de este tipo. El riesgo es de tal magnitud que exige actuar con la máxima severidad. Sólo con campañas eficaces y controles muy estrictos se podrá revertir una tendencia que está causando daños irreparables en nuestra sociedad.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Es importante que se tome conciensia de la gravedad de los hechos al conducir alcoholizado, es mas divertido saber lo que uno esta haciendo y hacer lo que le induce el alcohol.
Esta bueno que se publiquen estos datos. Felicitaciones y segui asi.