viernes, 28 de noviembre de 2014

Historias Breves.

Armin Meiwes

Más conocido, por la prensa, como el «caníbal de Rotemburgo». Este alemán publicó en internet un anuncio en el que solicitaba a alguien que quisiera ser asesinado y comido. Bernd Jürgen Armando Brandes, un ingeniero de Berlín –que declaraba ser bisexual, y consideraba que la violencia y la tortura eran los ingredientes esenciales de su vida sexual cotidiana– se presentó en casa del caníbal. Primero le cortó el pene, que intentaron comerse entre los dos. Después descuartizó su carne y la guardó en el congelador para comérsela en días posteriores. Fue detenido al año siguiente de cometer el asesinato, cuando ya se había comido más de 20 kilos de la víctima.

La red de las perversiones
Primero un cocinero ofreció a dos de sus ayudantes para ser degustados. Armin habría tenido la oportunidad de matarlo y devorarlo. Sin embargo, ante las dudas de la víctima, lo dejó marchar. El banquete sólo tenía sentido si la víctima también estaba de acuerdo en ser devorada.

En el chat conoció a Bernd Jürgen Armando Brandes, un ingeniero de Berlín. Bernd se declaraba bisexual y la violencia y la tortura formaban parte de sus rituales sexuales cotidianos. Se citaron primero durante un fin de semana donde pusieron a prueba sus instintos caníbales. Tras la despedida en la estación, Brandes lo pensó mejor y llamó a Meiwes para que lo recogiese. Quería probar otra vez.



Tras varias horas de conversación, Brandes quiso que el caníbal le amputase el pene. "¡Córtalo de una vez!", dijo la víctima. Con gran cantidad de alcohol y medicamentos, ya no sentía dolor. Bernd ingirió sus propios genitales. Meiwes cortó el pene en dos trozos y los cocinó para ambos.

En cuanto a los motivos que llevaron a la víctima a ofrecerse, Armin manifestó que no entendía el sentimiento de felicidad que Bernd experimentaba. Meiwes asesinó posteriormente a su víctima en la mesa de descuartizar y grabó todo en cámara de vídeo. Descuartizó el cuerpo y conservó la carne, consumiéndola los días posteriores.

Los meses siguientes los pasó buscando nuevas víctimas. Esta actitud fue la que condujo a la policía a desenmascararlo. Un estudiante de Innsbruck denunció a Meiwes, que aseguraba en diversos foros haber probado la carne humana. En el recuento de respuestas se registraron varios centenares de víctimas, dispuestas a dejarse devorar por un caníbal. La policía lo arrestó un año después del asesinato.

lunes, 8 de agosto de 2011

Avance en el análisis de huellas dactilares


----Entrada de prueba----


Un nuevo método basado en una tecnología...

Un nuevo método basado en una tecnología para extraer las huellas dactilares de la escena del crimen puede mostrar si un sospechoso ha tomado drogas o ha estado en contacto con explosivos.
Investigadores de la Universidad de Sheffield Hallam han desarrollado una forma de registro de las huellas que se pueden identificar sustancias que entraron en contacto, y las secreciones del cuerpo de una persona.
Esto podría proporcionar nueva información sobre las acciones de un sospechoso y los hábitos.
Los científicos esperan que la tecnología esté disponible para la policía dentro de tres años.
Las huellas dactilares no sólo contiene un patrón de crestas, sino también el material de la superficie de la piel y las secreciones humanas glandular. Los métodos actuales de la policía sólo puede escanear el patrón de cresta para comparar con los registros de base de datos.
Esto tiene un valor limitado, según el autor principal Dr. Javier Francese: "Una persona sin antecedentes no aparecerá en esta base de datos"
El nuevo método tiene varias imágenes de una impresión de muchas superficies diferentes, usando una tecnología llamada espectrometría de masas de imágenes para producir una firma química detallada.
"Utilizamos un polvo especial que puede recuperar las impresiones de vidrio, madera, metal y cuero. Al rociar un solvente en el polvo, se disuelve en los cristales que contienen sustancias químicas. Estos pueden mostrar contaminantes, tales como drogas, explosivos o productos cosméticos en la piel , "dijo el Dr. Francese a la BBC.
Toque de prueba


En un ejemplo, los científicos fueron capaces de confirmar si un sujeto de una determinada huella dactilar había entrado en contacto con un condón. Ellos creen que esto podría ayudar a proporcionar evidencia en casos de delincuencia sexual.




Nos podría proporcionar no sólo una imagen, sino una historia sobre el criminal



Dr. Javier Francese Sheffield Hallam University





El proceso también detecta fármacos que ha ingerido un sospechoso - como el Dr. Francese descubrió cuando tomaba una taza de café antes de la prueba a sí misma.
"He encontrado indicios de cafeína en mi propias impresiones, que aumentó en mi cuerpo al absorber la bebida."
Los investigadores creen que esto podría ser utilizado para detectar drogas ilegales consumidas por un sujeto.
La tecnología de huella digital se ha visto ensombrecido en los últimos años, las pruebas de ADN ha demostrado ser un medio más preciso de los perfiles criminales. Sin embargo, el doctor cree que las huellas dactilares tiene el potencial para producir una información más completa.
"No podría proporcionar sólo una imagen, sino una historia sobre el criminal" -. Quiénes son. Será capaz de decir mucho más acerca de un sospechoso de lo que podía."
El Ministerio del Interior británico ha invertido £ 80.000 en investigación, y el Dr. Francese es optimista de que el sistema pronto estará disponible para la policía.
"Se necesita tiempo para integrar todas las tecnologías nuevas, pero yo creo que va a tomar dos o tres años para que esto suceda."
Fuente: BBC

jueves, 4 de agosto de 2011

El caso Fernando Carrera. "El Rati Horror Show" - Primera Parte

Los siguientes relatos no son propios. Las apreciaciones ajenas solo se exponen de manera ilustrativa.

- -

En enero de 2005 Fernando Ariel Carrera se encontraba en su auto a metros del Puente Alsina (venia de dejar a sus tres hijos en la casa de su abuela) esperando que el semáforo le diera luz verde para cruzar desde Pompeya a Lanús (Buenos Aires, Argentina).
Al mismo tiempo, efectivos de la Comisaría 34 buscaban a tres ladrones en un auto blanco que en la zona habían realizado dos robos. Con ese único dato, al ver el Peugeot 205 blanco de Carrera, los policías, dispuestos a detenerlo, se dirigen hacia él a bordo de un vehículo sin sirena ni insignia alguna que los identificara como agentes de la Policía Federal.


FERNANDO ARIEL CARRERA CON UNO DE SUS HIJOS, ANTES DE LO SUCEDIDO

Carrera ve en ese momento un auto acercándose a toda velocidad con uno de sus integrantes (desaliñado, con pelo largo y barba) con medio cuerpo fuera de la ventanilla y apuntandolo con un arma de fuego. Temiendo ser asaltado, Carrera acelera y dobla hacia Capital. Pero ya su suerte estaba echada.

El policía dispara y el impacto le da de lleno en la mandíbula, dejándolo inconsciente. Carrera sigue manejando por inercia y su coche recorre 500 metros, en ese trayecto su vehículo atropella y mata a tres personas hasta que se detiene al chocar contra una camioneta frente a la Iglesia de Pompeya, las victimas: dos mujeres y un niño de seis años. Los policías se bajan del auto, forman un abanico y disparan sobre Carrera. Desde el puente y hasta estos disparos finales, los efectivos policiales dispararon 18 veces contra Fernando Carrera. Ocho de esos disparos impactaron en su cuerpo.
Los medios de prensa bautizan el caso como “La Masacre de Pompeya” e informan de un supuesto redd delictivo en el cual unos delincuentes habían asesinado a tres personas inocentes, cuando en realidad se trataba de un nuevo caso de gatillo fácil y armado de causas judiciales.
Carrera es acusado de robo agravado y homicidio, siendo trasladado al penal de Marcos Paz. Su mujer busca la ayuda del Programa Nacional Anti-Impunidad del Ministerio de Justicia, quienes al comprobar que Carrera efectivamente es inocente, la asesoran judicialmente. Fernando nunca tuvo antecedentes penales anteriormente.
El Dr. Federico Ravina y la Dra. Rocío Rodríguez se convierten en sus abogados defensores.
Antes del comienzo del juicio, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos y el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel –entre otras organizaciones de derechos humanos– manifiestan su apoyo a Carrera y a su familia, avalando la teoría de la causa judicial armada.
Durante las audiencias, los abogados de Carrera desentrañan la causa armada: cuatro de los testigos que en la instrucción aparecían diciendo que habían visto a Carrera disparar, lo negaron frente a los jueces; parte de las pruebas procesales misteriosamente desaparecieron; ninguno de los damnificados por los robos reconoció a Carrera como el autor de los hechos; todos los testigos afirman no haber escuchado sirenas durante la persecución; entre otras tantas irregularidades presentes en la causa.


Progreso de la Causa Hasta la Fecha

EL 7 de junio de 2007 Fernando Ariel Carrera fue condenado a 30 años de prisión. Hasta hoy sigue detenido en el penal de Marcos Paz.
En diciembre de 2009, Nora Cortiñas, Adolfo Pérez Esquivel y Enrique Piñeyro se presentaron ante la Corte Suprema de Justicia bajo la figura de Amicus Curiae (Amigos del Tribunal) adjuntando a la presentación el video que mostraba las incontables irregularidades del expediente.
Con el voto favorable de tres miembros del tribunal, se le dio vista al Procurador General de la Nación, Esteban Righi, para que dictamine si la Corte Suprema debe abocarse o no a la revisión de la causa.
En julio de 2010, la Procuración General encabezada por ESTEBAN RIGHI, LE RECOMIENDA A LA CORTE SUPREMA CONFIRMAR LA SENTENCIA DE 30 AÑOS DE PRISIÓN PARA FERNANDO CARRERA.

El Rati Horror Show

Enrique Piñeyro creó la peli documental "EL RATI HORROR SHOW", que refleja con pruebas fehacientes como se mando a la cárcel a una persona COMPLETAMENTE INOCENTE, sin tener absolutamente nada que ver en el asunto.

- -

FOTO DEL AUTO DE CARRERA (CON LASER LA PROYECCION DE LOS DISPAROS DE LA POLICIA)